martes, 30 de julio de 2013

LEÍDO EN UNA REVISTA


Amigos de Kuaapy Rokái

En esta entrada quisiera compartir con Ustedes, in extenso, un artículo publicado en la revista VIDA de Ultima Hora, Nº 774, páginas 22 y 23 del sábado 16 de marzo de 2013 con texto de Carlos Darío Torres y fotos de Fernando Franceschelli.

Fotocopia de la revista VIDA de Ultima Hora (774)


Artista metalero

Autodidacta e ingenioso, Miguel Alarcón (61) hace esculturas de metal con material de desecho. En sus obras, aunque de temática variada, predominan los motivos nacionales paraguayos.


Chapas y restos de metal oxidado, tuercas, bulones, clavos y cualquier objeto abandonado como chatarra en algún baldío o calle de Lambaré. Lo que para cualquiera no es más que desperdicio, para Miguel Alarcón es el material que se convertirá en una fina escultura, digna de ser expuesta en alguna sofisticada galería de arte.

"Soy autodidacta. Nunca tomé clases ni fui a ningún Instituto de arte". relata sentado en el patio de su casa en el barrio San Isidro de Lambaré, donde también cuenta con un pequeño museo de artefactos y herramientas que antaño formaban parte de un hogar paraguayo.

En la parte trasera de su vivienda también funciona el taller, en el cual -con pocas herramientas: un martillo, un cortahierro, una sierrita de arco y un soldador- este docente a tiempo casi completo y artista de tiempo libre le da forma a objeto de metal, desechados y oxidados en su mayoría, que recolectó en la calle o recibió de sus alumnos, familiares y amigos.

HERENCIA

Nacido en Caraguatay, en una compañía que entonces se llamaba Ñai ûngua, Miguel Angel Alarcón Romero aprendió a trabajar la madera y el metal desde pequeño gracias a sus abuelos, carpintero uno y carpintero y herrero el otro.

"No hacían cosas artísticas, sino obras pesadas, trapiches, por ejemplo. Yo les veía trabajar la madera y el hierro", afirma.

Don Miguel cuenta además que no sospechaba que poseía una vena artística. Incluso hoy minimiza su talento y no cree que el proceso de transformarla chatarra en obras de arte tenga que ver con alguna cualidad extraña al resto de la gente.

"Yo nunca sentí que tuviera habilidad para la escultura, pero siempre quería hacer algo" asegura y explica que comenzó a hacer trabajos en madera, pequeñas esculturas y también tarjetas con el método del pirograbado, que luego regalaba a amigos y parientes.

Formado en Artes Industriales, su aprendizaje formal le dio los conocimientos para manipular metales con fines industriales. Y si bien no recuerda cuando exactamente empezó a inclinarse por trabajar el metal de manera artística, estima que fue "hace como 20 años, cuando pude comprarme un soldador".

Pero enseguida confiesa que un poco antes ya había comenzado a trabajar con plomo, que derretía con el soldador del taller en el que estaba empleado, y luego hacía gotear sobre siluetas hechas con alambre.

"Tengo la satisfacción de que muchas personas comenzaron a copiar mi técnica para hacer cosas", refiere con orgullo.

Pero una vez que adquirió el soldador, sus posibilidades artísticas se ampliaron y encontró en los metales desechados la materia prima para desarrollar su habilidad.

Comenzó confeccionando cosas pequeñas, con la intención de obsequiarlas después. "Hacía muñequitos de tuerca, cualquier escultura; era darle forma a la chatarra nomás", confiesa.

Su creatividad se manifestaba en el momento y las figuras iban apareciendo a pura inspiración. "Se me ocurría hacer algo y lo hacía, sin ningún diseño previo, como me iba saliendo. Ahora, en cambio, hago un boceto para saber más o menos a qué apunto. Por ejemplo, estoy pensando que en algún momento tengo que hacer algo; tengo materiales, cosas que la gente tiró, y con ellos quiero hacer una escultura del Cacique Lambaré. Ya tengo el boceto", afirma.

Convencido reciclador, don Miguel nunca adquiere pintura nueva para pintar sus esculturas sino que mezcla la que queda en los tarros sobrantes, y el color resultante, generalmente el gris, es el que utiliza en sus trabajos.

A pesar de que sus obras son de gran calidad artística, él nunca expuso sus creaciones y jamás se e ocurrió contactar con algún intermediario que le consiguiera compradores e interesados en su trabajo, y mucho menos con propietarios de galerías.



APROVECHAMIENTO

Miguel Alarcón, el profesor, transmite sus inquietudes a sus alumnos más allá de sus obligaciones curriculares y los forma para aprovechar los materiales que otros desechan para crear objetos útiles. " Les inculco que deben hacer este tipo de cosas. Como profesor de Trabajo y Tecnología les digo que deben utilizar todo lo que encuentren a su alcance, que tengan un fin práctico e inclusive económico, si es posible. Les enseño a reciclar cable para hacer arbolitos de colores y ya algunos de mis alumnos venden eso. Con veinticinco centímetros de cable de seis milímetros hacen arbolitos que venden hasta por G. 20.000. No solo deben divertirse trabajando sino que también deben hacer la gestión económica, revela.

TEMAS

Sus esculturas revelan el espíritu de don Miguel de preservar las tradiciones paraguayas y familiarizar a las generaciones actuales y futuras con referentes de la cultura popular.

Una de sus primeras figuras fue la de Ña Candé, la leñadora, a la que fue agregando sus compañeras, con las que armó el conjunto Las Doñas. Otro grupo escultórico es el que conforman Los Pirulos, músicos con sus instrumentos que ejecutan sordas melodías en una fiesta patronal eterna.

Admirador de la obra de Hermann Guggiari, este artista no descarta  que sus obra alguna vez sean expuestas en una galería, aunque por el momento no piensa dedicarse a tiempo completo a la escultura..

"Ya ni regalo mis trabajos sino que los voy juntando. Quizás cuando me jubile como docente (enseña Tabajo Y Tecnología en el Colegio María del Carmen Morales de Achucarro, de Lambaré, y Economía y Gestión en el San Agustín) active mi taller para hacer artesanías y venderlas", detalla.

Para mostrárselas a quienes lo visitan o para vendérselas a los amantes del arte, las esculturas de don Miguel, ecológicas, y de buen gusto, son creadas con dosis de enseñanza de respeto a la naturaleza y a las costumbres paraguayas. Dos porciones de este docente y artista del metal.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada